¿Muchos problemas? ®

Los rayos de una rueda están separados unos de otros y abarcan una amplia circunferencia cuando los vemos en su lado externo, pero a medida que avanzamos hacía el centro de la rueda observamos que los rayos se juntan y que todos derivan de un mismo eje. Semejante a esto ocurre con los problemas: Parecen distintos unos de otros cuando los miramos superficialmente. Esa mirada hace pensar que son muchos los problemas que tenemos, que nada tienen que ver uno con el otro. Así es lógico sentirse agobiado con sólo verlos. Pero, al ahondar en cada uno de ellos, descubrimos que todos proceden de una misma base.

Es ilusorio pensar que los problemas no tienen relación entre sí, es agotador y poco práctico saltar de uno a otro para intentar resolverlos de a uno por vez.
Resulta útil y necesario darnos cuenta cuál es el común denominador que hay entre las múltiples situaciones problemáticas, ahondar en cada una hasta descubrir la raíz desde la que todas derivan.

No hay personas con montones de problemas; solemos tener uno o dos que son básicos y que se manifiestan de múltiples formas. Al resolver los problemas fundamentales… los circunstanciales se resuelven por añadidura.

Juan A. Currado

Registro Propiedad Intelectual. El artículo “¿Muchos problemas?” puede compartirse únicamente citando a su autor: Juan A. Currado. No puede difundirse con el material modificado. Ni debe ser utilizado con finalidad comercial. Licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0.

Share