Las almas eligen primero ®

Creo que las almas se eligen unas a otras antes que nos elijamos con nuestras mentes. Se re-encuentran por algo y para algo, co-crean las circunstancias propicias… y entonces ocurre el amor.

Permanecen juntas hasta que las dos por igual lo decidan. Si el tiempo concluye, a veces, la mente se resiste a cualquier despedida; queda atrapada en el recuerdo de lo que ya no es, enredada entre proyectos que se hicieron alguna vez y los que quedaron por hacer, o cegada en largos cálculos de cortas conveniencias. Pero el corazón sabe que las razones no alcanzan para unir lo que Dios parece haber separado, que ya no se sienten, que siguen más por no saber cómo irse que por querer estar juntos.

Si nos encontramos como almas, tal vez también podamos despedirnos como almas. Así, uno podría decirle al otro “Te agradezco lo vivido. Si me dañaste te perdono, si te dañé me perdono. Te quiero, pero ya no te elijo desde el alma” entonces, aunque al principio haya congoja, ambos quedarían liberados… para otra vez elegir aquello que desean experimentar en una renovada etapa, en un nuevo encuentro.

Juan A. Currado

Registro Propiedad Intelectual. El artículo “Las almas eligen primero” puede compartirse únicamente citando a su autor: Juan A. Currado. No puede difundirse con el material modificado. Ni debe ser utilizado con finalidad comercial. Licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0.

Share