Pedagogía del error ®

Hoy día, salvo fanatismos totalitarios, en alguna medida reconocem no tener LA verdad. Al menos intelectualmente admitimos acceder a una parte de verdad y que, como piezas de rompecabezas, mi verdad puede ser complementaría a la de otro.⁣
Y si todos, en parte, acertamos… también todos, en parte, nos equivocamos. Sin embargo, suelen ser aplaudidos los aciertos y abucheados los desaciertos. Así ponemos más empeño en detectar el error ajeno que en reconocer el propio; el ego resulta trastocado al cometer un error… y más aún cuando dicho error se hace público. ⁣

Para no avergonzarnos cuando nos damos cuenta y/o se dan cuenta de nuestra equivocación se requiere que la autoestima no esté basada exclusivamente en el acierto, sino que nos abrace también en el error.⁣
Si a cada acierto le preceden muchos desaciertos ¿por qué no fomentar la pedagogía del error? ¿por qué no promover el inteligente reconocimiento de las verdades parciales? Cuando se respete a los errores como parte imprescindible del aprendizaje y se valore a los que asumen el riesgo a la equivocación… entonces, serán muchos quienes se atrevan a ir más allá de su verdad para descubrir las partes de verdad que hay en los otros.⁣

Juan A. Currado

Registro Propiedad Intelectual. El artículo “Pedagogía del error” puede compartirse únicamente citando a su autor: Juan A. Currado. No puede difundirse con el material modificado. Ni debe ser utilizado con finalidad comercial. Licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0.

Share